Momentos de introspección IV

lunes, 30 de abril de 2007

1 curiosos han dicho::

IV

6:00 de la mañana y la luna sigue ahí, brillando, erguida, con todo su rostro pleno, el sol de frente y sin hacerse menos.

Un poco de pensar en escribir. Vaya, ¡hasta dónde he llegado!, ya no es la intención sino el acto lo que me mueve; si va a ser así, mejor no escribo. Se me va pasando la euforia de las palabras, se va pasando a segundo término, tendrá que haber un nuevo lapso de incubación. Ya no hay larvas; algunas no fueron más que gusanos.

6:30 de la mañana y la luna se va perdiendo entre el gris del cielo y el reflejo del sol. Habré de decirle adiós por un mes entero. A esto y a tantas cosas.

Eduardo Perezchica || Consultar referencia

Momentos de introspección III

domingo, 29 de abril de 2007

1 curiosos han dicho::

III

Ahora que pienso y me detengo, porque debería estar leyendo lo de la tarea y ni siquiera lo he sacado de la mochila, me detengo y analizo qué me preocupa. A mí, por lo general, me preocupa todo, sólo que pocas veces hago algo sino hasta que es importante hacerlo. Pienso un poco en que me siento solo, en que el amor y el dolor son una droga, en que escribir a veces me brinda dosis de ambas, aunque después, sólo después, me doy cuenta de las razones ocultas que tuvo mi mente para conjugar esas palabras. Por eso pienso que me siento solo, porque no busco solución. ¡Chingados!, me acuerdo de Erich Fromm, dice que el hombre busca el amor por su sentimiento de separatidad con el entorno. Creo que en algún momento siento más miedo del vacío, que nostalgia de la ausencia, es decir, a veces no es quién me falta a quien extraño, sino que es el que me falta alguien lo que me hace sentirme inseguro, y la inseguridad a veces me nubla la vista.

Estando a unos metros de ella, a unos pasos, a una mirada, no la extraño. Es por las noches, caminando, cuando estoy solo, que más se me viene a la mente el sentimiento que me daba estar a su lado, porque al fin y al cabo me acuerdo de uno que otro beso, de dos o tres abrazos, pero ése sentimiento aún persiste. Eso, creo, ha sido lo más importante de esos días. Por eso, en ocasiones quisiera un abrazo o un beso pa’ volver a sentirlo, aunque sea falsamente.

Hablando de verdades universales, algunas de mis verdades universales no son lo que parecen, llegan a serlo y continúan siéndolo, pero sólo algunas de ellas. Aplicándolas a mi nueva realidad, a ésta realidad, a éste pensamiento de creer firmemente en lo que pienso, sin arrepentirme, aún sabiendo que he de hacerlo, sabiendo que estoy mal (ya sea socialmente o por incongruencia con mis actos), lo que pienso es eso y más, es una representación de lo que vivo, con todas las características de lo que he tomado en cuenta. Por eso me he dado cuenta de que algo de lo que he escrito no ha sido cierto del todo, ha sido más una recriminación a mí mismo que a cualquier otra persona.

Eduardo Perezchica || Consultar referencia


Momentos de introspección II

sábado, 28 de abril de 2007

0 curiosos han dicho::

II

Otra vez, tomo la pluma y escribo, porque ayer no pude, tenía tantas cosas en la mente de las que no quería escribir, de las que preferiría ni pensar.

Se va llenando el camión en el parque industrial y decido mejor dejarlo, este día siento pena, no porque me dé vergüenza, sino porque si alguien me mira y pregunta –o se pregunta–, pues ¿pa’ qué?, de todos modos no quiero, si me obligo a usar la pluma hablaría de cosas de las que no quiero hablar, cosas que ni al caso.

Eduardo Perezchica || Consultar referencia

Momentos de introspección I

viernes, 27 de abril de 2007

0 curiosos han dicho::

I

A ver si ahorita, más al rato, mientras espero, tengo chance de escribir, pa’ llorar un poco, en silencio. El silencio va más allá del ruido, es una forma de vida, para pasar de incógnito en el desfile de máscaras. Eso es la vida a veces, por eso se siente vergüenza cuando se ve por debajo de un antifaz, se siente culpa por vulnerar la vida ajena en sus secretos, se siente pena por saber que no todo son sonrisas mientras se vive la gran fiesta, se siente alivio por saber que no somos sólo nosotros.

Me perdí un poquito, se me van ideas, voy a parar un poco, pa’ no sentir la angustia de tener una hoja en blanco.

A ver si ya, el entretanto me brinda aire pa’ sacarme el humo del camión de los pulmones. Me siento raro cuando hablo por muchos y sólo yo firmo, pero… ¿qué no? guardo a tantos adentro, reprimidos, negándolos. No somos tanto lo que parecemos como lo que mantenemos oculto, porque no somos lo que contamos, somos nuestros secretos. El alma está llena de sangre, llanto, recuerdos de ayer; por eso el alma cambia mucho antes de que nos demos cuenta, cambia cada día, pero somos ciegos, somos tan sordos que no nos oímos ni a nosotros mismos.

Escribir de nuevo en papel es distinto, porque es toda mi oralidad la que sale, cada palabra soy yo pues no traigo un diccionario de sinónimos y antónimos a la mano, sólo describo las imágenes que se me vienen a la mente lo mejor que puedo.

Esos que pasan en su carro y se me quedan viendo con el cuaderno en la mano, ¿Sabrán que escribo? ¿Sabrán qué escribo? ¿Se me notará en el rostro, en los ojos? ¿O será que piensan que yo también me callo a mí mismo lo que pienso, lo que de veras pienso? Quizá estoy mal creyendo que nada más yo y los que conozco, escribimos, pero eso pienso ahorita mismo, es como toda verdad universal –siendo consciente de que el universo es más pequeño de lo que pensamos, lo que pasa es que crece, con cada idea se expande–. Las verdades universales sólo son aplicables en el universo en que fueron concebidas, si fuera de éste sirven de algo, no es más que casualidad.

Releo lo que llevo. Si fuera otro día ya me habría arrepentido de dos o tres cosas, pero hoy quiero ser sincero. Sincero como un perro que muerde la mano del amo cuando éste lo golpea de nuevo y se le juntan todos los golpes al perro de una vez y olvida que ese que lo golpea también le da de comer. Un perro es un animal, una bestia, no fue borrado eso de su interior por siglos de domesticación. Nosotros, yo mismo, soy un animal, una bestia, lo traigo en el fondo y aflora de repente, los milenios de civilización no lo han borrado. Nos hemos domesticado muy bien, cada día aprendemos nuevas suertes para quedar bien con nuestro amo, pensando que ese amo somos nosotros mismos, y sí, en parte, pero no del todo.

Eduardo Perezchica || Consultar referencia

siguen las series...

0 curiosos han dicho::

Hola queridos 5 lectores. Este post es para avisarles que en los siguientes días publicaré (osea, postearé) una serie de "escritos" que datan de septiembre de 2004 y que nacieron con la intencionalidad de escribir lo que fuera saliendo. Algo así como aquello que se planteaba que eran los blogs -cuando no conocía de la existencia de éstos-, pero que ahora ha degenerado hacia receptáculos de nuestras manías y pretensiones... en fin. El caso es que uno a uno se irán publicando los Momentos de Introspección, en el orden en que nacieron, aunque casi 3 años después de que se plasmaron en papel. He ahí otro detalle importante, se escribieron directamente en papel y se transcribieron respetando la versión original. Lo de escribir directamente en papel había estado siendo entonces inusual y recientemente regresa este afán, pero esporádicamente.

Bueno, espero sus comentarios conforme vayan saliendo.

Saludines, mis queridos 5 lectores.

Atte. Eduardo Perezchica

Cambio de look...

lunes, 16 de abril de 2007

4 curiosos han dicho::

Desde hace algún tiempo vengo pensando en cortarme el pelo. Ya tengo casi un año 4 meses sin meterle nadita de tijera y pos como que se me antoja un cambio, pero aún no me decido. Por si alguien no sabe hasta dónde llega mi melena, les pondré una foto de cuando cumplí apenas 1 año de no cortármela:


¿Debería cortarme el pelo?
Si, ya te estas tardando. es demasiado tiempo sin cortártelo.
No se, quiza sea traumatico para ti
Cortatelo, ya! pareces hippie!
A mi que me preguntas? Preguntale a tu madre!
Aláciatelo, o haste grafilado... no se, una cosa chick...
a rapa compa! como los hombres!
a chinga, yo pense que eras vieja!
pollcode.com free polls
Sinceramente, no lo he decidido, pero realmente se me antoja. Díganme que piensan. Si la respuesta no viene en la encuesta, pueden dejarla en los comments.

Nos vemos.

Atte. Eduardo Perezchica

Adicciones [recientes] -actualizado-

sábado, 14 de abril de 2007

1 curiosos han dicho::

Hablando de esas cosas que me han causado fascinación en las últimas semanas o días, he de contarles que hay una canción que en especial me anda rondando la cabeza y la tarareo todo el día. Se llama "la de la libélula" y la canta David Aguilar, un cantautor nacido en Culiacán, Sinaloa (paisano además), a quien vi en una presentación que tuvo acá en el café 8 1/2 hace como unos dos meses, aproximadamente. Aquella fue la primer presentación de trova (o algo por ese estilo) a la que asistí y valió la pena, el repertorio de David Aguilar es muy bueno (tiene una versión de un poema de Sabines, creo que el de la cojita) pero cuando entré a su myspace y empecé a escuchar y escuchar ésta canción (la de la libélula) simple y sencillamente me encantó... en todo el sentido de la palabra. En fin, dense una vuelta a su myspace y escúchenla, es la primera en su lista de reproducción. Actualización: les dejo el video en vivo de ésta canción, cuando aún se llamaba "célula floral"

Pero bueno, pasando a otras adicciones más profundas, arraigadas y antes aceptadas (incluso promovidas)... la bibliofilia (que no bibliomanía como antes pensaba) que "sufro" me ha llevado por el camino tortuoso de unas muy buenas lecturas. Entre las últimas (dos últimos meses) puedo mencionar en un orden no cronológico sino más bien en orden de que me acuerdo: "Marx para principiantes" de Rius, "El Perseguidor" de Julio Cortazar, "El día que Nietzche lloró" de Irvin D. Yalom, "Octubre en Pekin" de Santiago Gamboa y, actualmente he querido leer a esos clásicos que todo mundo te dice que realmente valen la pena y que, por una u otra razón nunca me había puesto con su libro enfrente para leerles... quizá nunca tuve un aliciente mayor para hacerlo, pero ahora se me han presentado dos casos de un par de grandes del siglo XX: actualmente leo "Pedro Páramo" y "El llano en llamas" de Juan Rulfo, gracias a que el chaparro me regaló el ejemplar de más que tenía en su biblioteca... :).

Y, ayer precisamente, me encontré con otro aliciente: Claudia me esperaba frente a la uni a que saliera del trabajo, estaba en la librería universitaria ojeando algunas cosas (creo que un libro sobre las perversiones de Walt Disney [sic]) y ya, cuando nos dirigíamos a la salida vimos un libro algo famosillo... uno que actualmente tiene muchos laureles en su portada, uno de un tal Gabriel García Márquez, creo que se llama "Cien años de soledad"... algo así :p. Siempre me han dicho que "si no has leído ese libro, no has leído a G.G.M"... y yo siempre me quedo pensando en que tengo 6 libros -ya leídos- de él en mi biblioteca personal ("La Cándida Eréndira y blablabla", "Los funerales de Mamá Grande", "La Hojarasca", "Memoria de mis putas tristes"*, "Extraños peregrinos: doce cuentos", y "La bendita manía de contar" {que es memoria de un taller de guinismo, así que no cuenta como suyo}) y de los cuales el que realmente me apasiona y que hace que le tenga respeto a ese señor que ronda ya por los 80 años es el último libro (suyo) que mencioné: "Extraños Peregrinos: doce cuentos", quien haya leído "el rastro de tu sangre sobre la nieve" podrá darme (o no) la razón. ---------------------Lista de todas sus obras en Wikipedia.

En fin, el caso es que me resultó un aliciente encotrarme con la edición conmemorativa de "Cien años de soledad" que actualmente sacaron todas las Academias Nacionales de la Lengua Española (incluso la de Filipinas) con el pretexto de su edad [sic] (80 años ya) del 40 aniversario de vida de éste libro que dicen es su obra cumbre**, además de los homenajes que en torno a él se han dado recientemente. Tal cual, le dije a Claudia: "si algún día leeré éste libro, que sea la edición conmemorativa" :p en serio. Además, claro está, de que el precio es realmente bueno ($119 mx) considerando todo lo que contiene: la novela tal cual (revisada por el gabo para ésta edición {lo que dijo que nunca haría})*** y un buen bonche de ensayos, disertaciones y devrayaciones que no leeré en mucho tiempo pues son en torno a una obra que no he leído aún. Después, quien sabe.

En fin, éstas han sido algunas de las noticias recientes... Ah! no, se me olvidaba, el domingo 8 de abril me publicaron uno de mis "Mensajes..." en Escenario cine+cultura, suplemento dominical de la Voz de la Frontera. Por cierto, no me acordé hasta esa misma noche y no he podido ver cómo salió. Ya me prometieron unos ejemplares, pero no fui hoy a la escuela a recogerlos porque andaba bien desvelado y nomás iba a tener la clase de las 7am... ¿¡no es eso un martirio!? En fin...

Nos vemos leemos.
Atte. Eduardo Perezchica


* No se ustedes, pero a mí Macondo me produce una aversión después de todo eso. Ya se, "Cien años de soledad" es Macondo a la décima potencia... anyway.
** habiendo leído "Memoria de mis putas tristes" entiendo que ya no va a ser lo mismo.
*** Si Usted ha llegado a éste punto y no se ha cansado de tanto paréntesis y corchetes... qué bueno! :p. eso es aguante... jijiji


Derechos de autor::
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons de Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México.

Salvo que se indique lo contrario, los derechos de los contenidos me pertenecen. No obstante, lo que aquí encuentras puede: ser copiado, distribuido y comunicado públicamente y se pueden realizar obras derivadas, claro, siempre y cuando reconozcas mi autoría en los términos aquí señalados, sin hacer un uso comercial y dándole un licenciamiento igual a el de la obra original.

Por cierto, me agradaría mucho que, si en cualquier momento haces uso de una parte de mi obra, me avisaras de ello para poder conocer lo que hayas creado o retransmitido. Es un poco de ego, ciertamente, y de curiosidad otro poco :). Gracias.