Crónica de un relato anunciado... [ parte I ]

martes, 11 de julio de 2006

*Así es. Este largo post pretende ser la crónica de lo acontecido en mi no-muy-común fin de semana pasado, es decir, del 7 al 9 de julio. ¿Que qué puede tener de interesante? No tanto, en realidad. Al menos sí parece serlo para algunos de mis pocos lectores frecuentes, amigos, y, obviamente, para su servidor. Y pues bueno, dejad de dar rodeos y a escribir lo que has de describir.

Empecemos por el principio: digamos que a lo largo de la semana pasada tuve algunos problemas sentimentales -como desde hace algún tiempo- y algunos roces familiares, aunque -creo- supe capitalizarlos en unas "poesías" que, si bien tienen sus carencias, me agradan, satisfacen y explican, en buena medida, el sentimiento en que fueron escritas cada una. Además de que, he aquí lo importante: di grandes pasos para liberarme de esas broncas que cargo -aún-.

Está bien, eso fue antes del 7, es más, son de martes y jueves, ok. A lo que voy es que, de la nada, mi gran amigo -osease carnal- Ivan me invita a un viaje que iba a hacer junto con el grupo de jóvenes de su congregación. Eso el jueves. Como algunos sabrán y a otros no habrá de importarles, yo no soy cristiano, nop, de hecho me he considerado hasta entonces un católico no practicante. Entonces, ¿para qué ir? Bueno, la invitación vino a mí desde un carnal quien consideró mi situación y que, además, vió mi necesidad de salir de la ciudad jeje.
- ¿A dónde y a qué? -le pregunté.
- Es un congreso de jóvenes cristianos, en tijuana.
- ¿Qué? ¿Tijuana? No gracias.
- Mas bien es en playas de Tijuana, es bien distinto -insistió.
- ¿Seguro?
- Sí, nada que ver. Además de que te la vas a pasar bien...
- ummm... está bien. Pero pos cómo, de a cómo y en ké... -lo demás fueron cosas de "logística", ok.

Ya habiendo decidido ir, tras pedirle permiso a mi Sacrosanta y Pura Madre, doy el sí tan esperado jeje. Necesitaría estar listo el viernes a las 12, hora en que pasaría por mí la mamá de Ivan.

Al día siguiente...

Ya que nos llevaron a la congre para esperar a que pasaran por nosotros, esperamos ahí un buen tiempo debido a que hubo algunas broncas con el transporte rentado. Total que tuvimos que cambiar de camioneta y, como opción, las muchachas se fueron en una van mientras nosostros, los varones, jeje, Ivan, Alberto, Jiovanny y su servidor, arrancamos en un super Chevy con rumbo fijado, aunque con horas de retraso.

Sobre el camino... poes, supongo que ya lo conocen, además de que no tomé fotos. La ruta Mexicali-Tijuana tiene de bello para mí sólo a partir de la Rumorosa, saliendo del Hongo, hasta poco antes de llegar a Tijuana, osease, como quien dice, todo el tramo correspondiente a Tecate. ¿De qué platicamos? Pues, Jiovanny es un muchacho de 15 años muy callado, casi nomas nos escuchó, Alberto tiene como 17, mientras que Ivan tiene 22 y yo 21. Los temas de nuestras pláticas iban más sobre música y sobre lo que esperaban del congreso -yo no esperaba mucho, más que salir de la rutina de las vacaciones y conocer gente y experiencias nuevas-. Luego, poco antes de llegar a Tijuana la conversación trató un poco sobre cómo llegué a estudiar Cs. de la Educación [historia larga que contaré luego] y posteriormente me salió mi lado freiriano luego de explicarles el cómo descubrí mi vocación al leer un libro suyo.

[Paulo Freire: una de mis grandes influencias]


Y pues bueno, una pequeña parada en la última caseta antes de ingresar a Tj y listo. Llegamos tarde al congreso Vit 06 (Vive, impacta, trasciende) pero nos registramos y entramos al templo donde se estaba realizando. La asistencia fue de alrededor de 2mil o más jóvenes, la gran mayoría del propio Tj, sandieguenses y nosotros, desde la ciudá que capturó al sol. El templo -del cual no recuerdo el nombre, nomás que está cerca de la playa- me gustó muchísimo: su estilo de construcción, sus... ahí tienen una foto:

Y pues bueno, ¿qué decirles? Lo que pasó ahí fue bueno, es decir, el ambiente era agradable, aunque pues yo no estoy acostumbrado a tanta alabanza y menos a las plenarias y esas cosas. Algo de lo fuerte de éste congreso fué la presencia del ministro Brishop John Lewis, quien realmente gustó mucho a la muchachada jeje, pues, como decía Ivan, tiene un poder en su palabra y en su presencia. Tuvo muchos buenos momentos la noche, de tal caso que terminó más tarde de lo que se había dicho. Luego, lo que siguió fue que nos designaran hospedaje a los foráneos. Se hizo un repartidero de gente donde, al final, Amado, Ivan y yo nos quedamos de huéspedes en la casa de Emilio, un buen muchacho y ahora amigo perteneciente al grupo de jóvenes que organizaron el congreso.

- Emilio -le dijimos- necesitamos cenar. Y nos llevó a la taquería Francia [...] donde nos comimos unos buenos taquitos de suadero, al pastor y unos campechanos de asada con tripa ;). Luego regresamos a su casa para, ahora sí, disponernos a dormir, que el viaje fue... pues algo cansadito, aunque se disfrutó. Caímos por ahi de las 12:30, teniendo que estar el sábado a las 8:30 am en el templo a continuar el congreso.

Y, por el momento, eso es parte de lo que sucedió, luego vendrán las siguientes entregas. No se preocupen, ésto se pone más bueno el sábado y el domingo ni se diga. Solo tengan paciencia.

Nos vemos.


Derechos de autor::
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons de Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México.

Salvo que se indique lo contrario, los derechos de los contenidos me pertenecen. No obstante, lo que aquí encuentras puede: ser copiado, distribuido y comunicado públicamente y se pueden realizar obras derivadas, claro, siempre y cuando reconozcas mi autoría en los términos aquí señalados, sin hacer un uso comercial y dándole un licenciamiento igual a el de la obra original.

Por cierto, me agradaría mucho que, si en cualquier momento haces uso de una parte de mi obra, me avisaras de ello para poder conocer lo que hayas creado o retransmitido. Es un poco de ego, ciertamente, y de curiosidad otro poco :). Gracias.