Ese antojo de escuchar a Bunbury...

martes, 16 de mayo de 2006

Dicen que, no sé si lo escuché en una canción, pero dicen que a veces en una canción encontramos nuestra historia, quizá en una palabra, en una estrofa o en toda ella. Me ha pasado antes, con la de: Que lloro, de Sin Bandera. Pero, esta noche se me antojó escuchar un disco de Enrique Bunbury: Flamingos. Y, comenzando el disco empiezan a llegarme las palabras, como antes no lo habían hecho, una canción tras otra hasta formar algo así:

Una herida mortal
por cada momento de gloria

del que pod
amos disfrutar
[el club de los imposibles]

Que no sea todo mentira
o en su defecto no lo parezca...


Que no haya pasión
que no valga
el mal que cien años dura,
que pueda aguantar la cordura
sin caer de rodillas,
que no existan las heridas
y que no las volvamos a abrir.

Que pueda contar contigo

como sabes que conmigo siempre,

que no cuente la suerte,
no
sólo el destino que nos presentó.
[contar contigo]

Sacame de aqui
No me dejes solo
O todo el mundo esta loco
O Dios es sordo


Sacame de aqui

No me dejes solo

No entiendo qué nos pasa a todos

hemos perdido la razón.
[sácame de aquí]


A veces, una canción -o varias- pueden decir más de lo que podemos: una canción sabe más de nosotros que nosotros mismos de ella. A veces uno se siente capaz de haber escrito una canción e incluso hacerla un himno... esta vez, sucede tan sólo que las palabras encajan, caen redonditas y se posan en mis oidos: hoy soy sólo un espectador.


...que os vaya bonito.

1 curioso ha dicho::
Mandalieth dijo...

"Caer está permitido, levantarse es una obligación. Detrás del número cero la luz ya se nos apagó. Más allá del uno de enero y con la vista puesta atrás te verás en un espejo con tu futuro detrás.
Y ahora mismo están durmiendo en su cajón cada beso, cada flor cada canción."

-Dicen que dicen
La Oreja De Van Gogh


Derechos de autor::
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons de Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México.

Salvo que se indique lo contrario, los derechos de los contenidos me pertenecen. No obstante, lo que aquí encuentras puede: ser copiado, distribuido y comunicado públicamente y se pueden realizar obras derivadas, claro, siempre y cuando reconozcas mi autoría en los términos aquí señalados, sin hacer un uso comercial y dándole un licenciamiento igual a el de la obra original.

Por cierto, me agradaría mucho que, si en cualquier momento haces uso de una parte de mi obra, me avisaras de ello para poder conocer lo que hayas creado o retransmitido. Es un poco de ego, ciertamente, y de curiosidad otro poco :). Gracias.