La ociosidad es la madre de todos los vicios

jueves, 7 de julio de 2005

Y dicen que, como madre sólo hay una, pues hay que respetarla.
Y así han sido estos últimos días en mi vida, desde el lunes pa acá, una ociosidad salpicada de intensiones de ser derrotada, y que, en vista de lo fuerte que se vuelven los vicios como el internet, ha sido vencida por lo pronto.
Productivo en estos días= nada, si acaso leer unos cuentos de Guy de Maupassant, ver dos buenas películas (el Octavo Día; Réquiém por un Sueño). Fuera de eso, creo que no hay mucho.
Ya extraño la escuela, extraño hacer lo que sea. Es sólo que no me pongo a hacer nada.
¿Escribir? Bueno, es algo que se da por sí solo, como el sábado y el domingo, es algo que no se busca, pero que se encuentra.
¿Leer? No siempre estoy de humor, aunque no sé qué clase de humor se necesite para leer... en fin.
Espero y lo que me queda de vacaciones, de la parte cruel de las vaciones, o sea ésta, sea mejor, más productiva. ¡Ya estuvo bueno de días tirados a la basura!
Luego les pondré al tanto de el recuento de los daños.
See ya!!!!
Hasta pronto.


Derechos de autor::
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons de Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México.

Salvo que se indique lo contrario, los derechos de los contenidos me pertenecen. No obstante, lo que aquí encuentras puede: ser copiado, distribuido y comunicado públicamente y se pueden realizar obras derivadas, claro, siempre y cuando reconozcas mi autoría en los términos aquí señalados, sin hacer un uso comercial y dándole un licenciamiento igual a el de la obra original.

Por cierto, me agradaría mucho que, si en cualquier momento haces uso de una parte de mi obra, me avisaras de ello para poder conocer lo que hayas creado o retransmitido. Es un poco de ego, ciertamente, y de curiosidad otro poco :). Gracias.